El Balcón del Estrecho: ¡Campana y se acabó!

La revista cultural «Estrechando», se presenta en La Línea
19 noviembre, 2014
20/03/15 Algeciras en la Onda: Balcón del Estrecho Ana Villalta
20 marzo, 2015
Mostrar todo

ANA VILLALTA 7 de enero 2015, 

¡Buenos días ¡Buen año! ¡Buen principio de comienzo!

Nunca me cansaré de decirlo: ¡Valiente Privilegio!

Siete de enero con sol,  calma y la oportunidad de transmitir a todo el Campo de Gibraltar ¡Feliz Año! Un lujo.

Llevamos siete días del nuevo año pero el cerrojo a las fiestas lo echamos hoy. Aunque… de verdad, de verdad será mañana jueves con la vuelta al colegio cuando pongamos punto y aparte a estos quince días de un asueto permitido y asumido.  Un descanso que ya veníamos practicando semanas antes porque calentamos motores durante el puente de la Constitución y la Patrona linense. Reconozco, que este sistema vacacional no lo veo productivo ni próspero. Un próspero que se nos olvida pasados estos días. ¿O no?

Estos parones han llegado a ser tomados por muchas empresas como fiestas instituidas y obligan a sus empleados a parar a ritmo de calendario: cerrado por vacaciones.  Para los amantes de la música la cadencia, el compás, la armonía, el concierto es fundamento y como nos puso sobre la mesa el Sr. Arguiñano, hay que hacer las cosas con mucho fundamento.

Todo se para. Hasta los medios de comunicación van a ralentí y para ser ciudadanos de primera, saber gestionar los periodos de recreo nacional. Frena el país en agosto, frena se para el país y se retarda en Navidad. Para mas inri en  Andalucía ponemos el pie en el pedal a final de febrero y por supuesto la Semana Santa contagiando el equilibrio y orden que deberíamos estar inculcando a los jóvenes con ese sistema que les llevará  a querer vivir con horarios aprendidos: media jornada laboral (como en sus colegios), una semana de vacaciones en Semana Santa, dos en Navidad,  un mes en verano… mas puentes, acueductos y fiestas locales.  Me da a mí que así vamos “mu malamente”.

Espero que sepamos sacar partido de nuestro sistema o reflexionemos, cojamos la sartén por el mango y como la campaña de Pablo Motos, demos la vuelta a la tortilla.

No podemos seguir esperanzados a que como ayer, el gordo del Niño pase de puntillas o deje una lluvia de cientos de miles de euros para mover la economía de la ciudad. Estamos en año electoral. Una época perfecta para escuchar bendiciones. Una época dorada para salir a la calle, escuchar y comprobar.

2015 acaba de empezar. Han tenido quince días para cargar pilas y reflexionar. Tiempo para comprobar in situ como está el tejido social, comercial y empresarial de cada ciudad y pueblo que conforma este  Campo de Gibraltar. No lo compliquen. Metan primera, embraguen y con la mirada al frente sin despistes cojan el camino en firme si quieren llegar a meta de verdad.

Hemos tenido unas semanas muy Disney tomemos el ejemplo de este magnífico soñador cuando en una entrevista aseguraba que, “todos tus sueños se pueden convertir en realidad, mientras tengas el coraje de perseguirlos”.

Tengamos coraje porque si todo comienzo tiene su encanto hay que conseguir poner un final de cuento gritando como las nostálgicas Tacañonas: ¡Campana y se acabó!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.