El Mar de Poniente anuncia que intentará arreglar las goteras lo antes posible

La secretaria general de UGT en Andalucía trata con Araujo la situación municipal
31 enero, 2014
La UDYCO lleva a cabo una redada espectacular en Las Palomeras
1 febrero, 2014
Mostrar todo

ANA VILLALTA 1 de febrero de 2014

Los padres de los alumnos confirman las buenas intenciones tras reunirse con la dirección del centro Los estudiantes esperan que sea en breve para poder seguir el ritmo de las clases

La reacción a las quejas de los estudiantes de segundo de Bachillerato del IES Mar de Poniente, que tienen que dar clases en un aula que se inunda debido a las goteras, no se han hecho esperar. En la mañana de ayer la dirección del centro recibió a algunos de los padres de los treinta y siete alumnos que cursan el último año de bachillerato en la especialidad de sociales, que conocieron por parte de la dirección del centro que pondrá solución a las filtraciones de agua.

Los tutores de los escolares aseguran que la directora del centro, Ana Allende -con la que este diario tampoco pudo contactar ayer-, les ha confirmado que está intentando encontrar la respuesta mas rápida al problema de las goteras y humedades que se vienen sufriendo en el aula de la última planta del edificio. Es más, les ha ratificado que se solucionará. Los padres informaron a este diario que desde la dirección se está mostrando mucho interés en que los estudiantes puedan llevar un ritmo normal en el desarrollo de las clases y en que las inclemencias del tiempo no sean óbice para que los contenidos de los programas de cada una de las asignaturas se administren según lo previsto, dado que el último curso de bachillerato tiene unos trimestres muy ajustados en tiempo y contenido para encajar la programación con los exámenes de selectividad.

Los progenitores también destacan el apoyo del claustro del Mar de Poniente, que desde el primer momento no dudó en apoyar las peticiones de los jóvenes de bachillerato. Los profesores no vacilaron un instante en ser los primeros en secundar la recogida de firmas que empezaron ha reunir los alumnos la mañana del jueves y que también fue avalada por los compañeros de otros cursos y personal no docente.

Toda la comunidad educativa coincide en que no pueden permitirse el lujo de perder jornadas de trabajo simplemente porque la temporada la lluvia les impida el desarrollo normal de la actividad escolar.

La delegada de curso también se mostró ayer más relajada al saber que sus voces se han escuchado después de que decidieran llamar la atención durante la visita de los inspectores de educación al instituto. Asegura que la reacción de los alumnos fue causada por la desesperación, al no encontrar respuestas claras y contundentes después de varias semanas reclamando que las filtraciones de agua que venían sufriendo desde que empezaran las lluvias, no eran atendidas.

Los escolares mantienen que solo exigen un aula digna y cómoda para que las clases se impartan con normalidad, algo que hasta el día de hoy no ocurre. No es sólo el tema de las goteras. Recuerdan que la humedad en el aula es muy elevada y que se encuentran con la necesida de mantener las ventanas abiertas para evitar el fuerte olor, teniendo que aguantar mucho frío durante la mañana. Aseguran que van a dar un margen para que se arreglen estas cuestiones pero que si no se les pone fin, mantendrán su postura y continuaránn con sus peticiones que defienden como justas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.