02/10/18 “El Articulista” de COPE hoy: Francisco Villalta

02/10/18 Magazine COPE Campo de Gibraltar: Tu mejor versión con José A. Fernández Viñas
2 octubre, 2018
02/10/18 Magazine COPE Campo de Gibraltar: La Almoraima S.A.
2 octubre, 2018
Mostrar todo

La Línea a 2 de octubre de 2018

Hoy se cumplen años de una desgraciada -yo creo que estúpida- decisión que, una vez más, vino a hacernos daño a La Línea de la Concepción y sus infraestructuras: el dos de octubre de 1971, con toda la parafernalia de equivoco “amor patrio” y orgullo mal entendido, se procedía al derribo del magnífico edificio de la antigua ADUANA, situado al sur de la Explanada, plaza del Rey Alfonso, del Generalísimo, de la Constitución… y un largo etcétera de nominaciones según soplaran los vientos políticos/peloteros.

Para nosotros seá siempre LA EXPLANADA, calle las flores, clavel, Carboneros…

Pués allí, en la Explanada, teniendo como casi siempre de telón de fondo y decorado inevitable el sempiterno Peñón, estaba la Aduana.

Recuerdo muy bien cuando, acompañando a mi jefe y amigo Antonio Gómez Rubio, nos fuimos a presenciar el derribo “insigne” del edificio que, durante tantos años, estuvo ocupando lugar de honor entre las infraestructuras -siempre escasas- de nuestro pueblo.

Yo era muy joven aún y un periodista novel de AREA y de Antena 3 (radio), pero siempre muy “piojoso”. Y me dolió presenciar aquello.

  

¿Por qué? ¿Por qué? No hubiera sido mucho mejor, más útil y sensato, dedicar ese edificio, transformarlo y reacondiconarlo para otras actividades -yo propugnaba que didácticas y culturales (iluso de mi)-, en lugar del derribo y desescombro aquel.

Desde la rabia y la frustración de mis años jóvenes escribí un duro artículo contra las autoridades gubernamentales y municipales que hacían una vez más daño a La Línea de la Concepción y su patrimonio ¡qué nunca llegó a publicarse! Cosas de la época.

El buen  amigo Gutiérrez dejó constancia de aquel despropósito, en “super 8” que era lo suyo entonces, y yo puse voz -con el tiempo- a la narración del hecho.

No es una fecha para “conmemorar” sino para llorar.

Y, encima, coincidimos en la efemérides del día 2 de octubre (del 52 a.c.) en que las tropas de Julio César aplastaron en Alesia a los entusiastas galos, que defendían lo suyo, pero tenían mucho menos medios que los romanos, y -claro- perdieron y Vercingetorix cayó preso y en desgracia ¿Quién sería en La Línea nuestro Vergingetorix particular?

Habrá que preguntárselo a Asterix y Obelix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.