¿Flamencos por un día?

16/11/17 Herrera en COPE: Caso Juan Manuel Heredia, campogibraltareño que con tesón y ciencia lucha ante la obesidad
16 noviembre, 2017
16/11/17 Magazine COPE Campo de Gibraltar: Abordaje Virgen del Carmen I del armador Esteban López
16 noviembre, 2017
Mostrar todo
La Línea, a 16 de Noviembre de 2017

Estamos mas informados que nunca y avanzamos menos que siempre. Hoy de nuevo, con esa celebración del Día Mundial del Flamenco todos somos quejío, todos tenemos un poquito de compá -como dice mi Oscar del alma-, todos dejamos de ser unos desaboríos.

¡Qué fácil es ser flor de un día! Lo difícil es mantenerse. No es cuestión de estar en lo mas alto del podium durante una eternidad simplemente, siguiendo la estela que nos va dejando a diario una cultura catalogada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, nos bastaría.

Siete años han sido suficientes para que todo aquel fulgor se desvanezca a momentos esperando un Día Mundial para coger fuelle de nuevo. La cultura no es un bulbo embolsado que en tiempo récord florece y hermosea.

La cultura necesita abono. Retirar las hojas de mal calibre que la acecha.

La cultura tiene como protocolo imprescindible que se vaya ahuecando la tierra y en esas burbujas de aire, se oxigene un cultivo que con la temperatura idónea, la humedad pertinente y el esmero delicado, empiece a brotar con jechura.

La cultura es como un músculo que si no se ejercita… se atrofia. Hay que seguir leyendo, hay que seguir escuchando, hay que analizar lo nuevo y no perder de vista la historia, los momentos, los personajes, las partituras ni los instrumentos.

La cultura es educación. La cultura es promoción, trabajo e inversión.

Si tienen la oportunidad de engrandecerse con un poquito de compá cultural, no esperen un año para aportar su granito de arena a la verdad flamenca porque solo con que se acerquen un poquito a la buena brasa, les embriagará y sin necesidad de aspavientos, reconocerán al Flamenco como verdadera cultura.

Decía Paco de Lucía: “La guitarra me ha ofrecido la capacidad de poder expresarme con el resto del mundo sin utilizar la palabra”. He ahí la cuestión. El Flamenco es más que palabras, más que una fecha, más que un espacio.

Una Cultura con mayúsculas y no solo como dice el título: Inmaterial. La Cultura Flamenca desde hace siete años puede que cuente con un pedigrí con papeles y con un catálogo que certifique su universalidad. Pero… si echan la vista atrás, es historia, vida y duende, con mucho de material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.