Barranco sostiene que no entregará el acta de concejal como le exige Araujo

España combatirá las colas en la Verja con una «frontera inteligente»
26 enero, 2014
Gemma Araujo cree «una burla» el anuncio de «frontera inteligente»
28 enero, 2014
Mostrar todo

ANA VILLALTA 28 de enero de 2014

La concejala entiende que está siendo objeto de una «caza de brujas» por parte de la alcaldesa La edil afirma que cayó en desgracia al expresar su desacuerdo con la política con Gibraltar

La concejala socialista Asunción Barranco está convencida de que la petición de que abandone el acta por parte de la alcaldesa linense, Gemma Araujo, obedece a una cuestión personal, ya que ni ésta, ni los compañeros de partido en la ciudad han querido oír su versión, después de que este periódico desvelase que una sentencia judicial le acusaba de haber tratado de que Mancomunidad de Municipios le pagase en 2010 una operación de cirugía estética. Barranco desvela que se ha dirigido directamente a la Ejecutiva Provincial para que conozca su opinión y recalca que este último organismo no le ha solicitado que abandone su condición de edil.

La exteniente de alcalde sostiene que Araujo la tenía «en el punto de mira» desde el pasado mes de septiembre, ya que existen diferencias entre ambas sobre diferentes aspectos de la política local, de memoria histórica y de las relaciones con Gibraltar «que es una preocupación de los linenses, pero también es una cuestión de Estado»

Siempre según Barranco, Araujo y el concejal Francisco Espada habían provocado varios encuentros para dejarla fuera del equipo de gobierno ante las desavenencias en temas de especial relevancia como Gibraltar o la gestión municipal donde, según la todavía concejala «se falla bastante».

Asunción Barranco atestigua que exponer su desacuerdo con las decisiones ha sido su «perdición» frente a la alcaldesa, que a su entender, no ha seguido una fórmula de negociación digna para su salida del equipo de gobierno.

Barranco sostiene que la jefa del gobierno linense ha optado por ponerse nerviosa, alzar la voz y preferir el «o te vas o te echo» mientras la opción de la exconcejal socialista era irse «sin hacer ruido». Barranco remarcó: «Si se hubiese sentado conmigo yo negocio para no perjudicar al partido, dejando de lado los posibles celos pero, tachándome de corrupta, no porque es el nombre de mis hijos y el de mis padres».

Asunción Barranco adelanta a este diario que está preparando su recurso que tendrá que presentar antes del 15 de febrero y garantiza que no presentará la renuncia a su acta antes del 31 de enero -como ha exigido la alcaldesa- ya que estará fuera del país hasta el próximo día 4 de febrero, un viaje que ya tenía programado y del que la alcaldesa linense tiene pleno conocimiento.

Todo estaba previsto para que el pleno del día 6 contara con el voto de Barranco pero aquí se plantea la disyuntiva, pues si Asunción Barranco sigue siendo parte del grupo socialista -cuestión que por su parte no pone en duda -tendrá que mantener la disciplina de voto del partido, en caso de que Gemma Araujo opte por su expulsión-, Barranco podrá solicitar su adhesión al grupo mixto y su voto será del todo independiente.

Tras la marcha de Asunción Barranco Araujo tiene aún que hacer pública la remodelación de su equipo de Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.