Un momento complicado para el “volaor” linense

El “fortín” está enladrillado…
17 agosto, 2010
Velada y Fiestas La Línea de la Concepción
20 julio, 2011
Mostrar todo

El "volaó" un producto linense muy trabajado y bien apreciado/Foto Marcos Moreno

ANA VILLALTA 28 de agosto de 2010

Los “volaores” de La Línea de la Concepción se enfrentan a un verano complicado después de las últimas noticias

Su proceso actual de lavado, descabezado, salado, curación y la intención de “higienizar” su ultimo proceso de envasado y sellado al vacío trae de cabeza a la población

VOLAORES – MARCOS MORENO

La Consejería de Salud, a través de la Unidad Alimentaria del Distrito de Salud del Campo de Gibraltar ha informado al Ayuntamiento de La Línea de varias cuestione, entre las que hace referencia a que durante la época en la que se pescan los tradicionales volaores, “éstos se preparan por particulares y se exponen para su venta colgados en las puertas de domicilios particulares y de kioskos, ejemplo claro de un modo de vida de la barriada linense de La Atunara.

Para la Unidad Alimentaria del Campo de Gibraltar, esta tradicional actividad “origina un incumplimiento de la normativa en vigor y un riesgo sanitario elevado, sobre todo cuando se trata de productos perecederos”.

Una cuestión sanitaria, que podría solucionarse con la “manipulación correcta” según la legislación o con el establecimiento de medidas acordes al cumplimiento de las “instrucciones” para el secado y salazón, pero que dicho de esta manera, vuelve a perjudicar a un sector bastante maltratado como es el pesquero.

¿Nadie se da cuenta que el global, no solo de los linenses , sino de muchos de los que nos visitan están deseando que llegue la época de estos sabrosísimos y nutricionalmente extraordinarios volaores igual que esperamos la del chumbo, la castaña, el pulpo “asao”… ?

VOLAORES – MARCOS MORENO

¿No hay quien esté al tanto de que todo esto, poco dista del sistema de venta en otras localidades con sus camarones en un cartucho, chufas, encurtidos … entre varios productos que podrían considerarse “típicos tópicos” necesarios para mantener la “idiosincrasia” de un pueblo, “el hecho diferencial” e incluso su “memoria histórica”.

Todo lo fácil se complica y no solo eso, se llega a utilizar como arma arrojadiza entre administraciones e ideologías políticas.

La Junta, a través del órgano competencial, ha dado pie a otra trifulca política pues desde el ayuntamiento de La Línea, el concejal Antonio José Heredia hace ver “que antes que alguna disposición legal elimine alguna tradición de nuestro pueblo, como es en este caso, la Junta de Andalucía debería dar una alternativa o propuesta para solucionar el problema del paro, que hoy en día es la mayor preocupación no ya de La Línea, sino de toda España. La venta de volaores es en época de dura crisis una ayuda y un medio para subsistir de muchas familias de la barriada de La Atunara”, indica el concejal.

Heredia compara esta situación a la ocurrida con la eliminación de los chiringuitos playeros, impuesto por el Gobierno de Zapatero y que, por el contrario, sí que tuvo sensibilidad de la Junta de Andalucía intentando arbitrar medidas para que esta actividad económica veraniega continuara.

“La Junta y el PSOE quieren ahora ser más papistas que el Papa – asegura el concejal linense – deberían tomar el toro por los cuernos con el problema del paro, lo demás son simples chapuzas”, acabó el concejal.

Es cierto que todo en la vida se puede traducir en cuestiones políticas, aunque en muchos momentos es mejor ser práctico, dejar de publicitar opiniones, agarrando “el toro por los cuernos” de la realidad. Solucionar la situación del modo menos perjudicial y en este caso posibilitar que sea del modo más favorable a La Línea de la Concepción y a los linenses, aunque dejándose de panfletos electoralistas que ya llegará su momento.

VOLAORES – MARCOS MORENO

La Línea de la Concepción se “moja”

Los linenses nunca dejarán de sorprendernos. La intención de “cambiar” la tradición veraniega del volaó linense con las nuevas directrices de la Consejería de Salud de “poner freno” a la venta de este rico manjar atunareño, ha dado que hablar en las novedosas redes sociales.

Tanto es así, que un vecino de La Línea ha formado un grupo de recogida de firmas a favor del mantenimiento del volaó en La Atunara y en pocas horas ya había reunido más de ochenta y cinco adeptos a su solicitud. Comentarios de todos los tipos: Javier propone: “no hay como una merienda en La Torre con una Cruzcampo y un volaó” o Álvaro se pregunta “¿lo próximo que será… quitarnos las milhojas?”.

Sinceramente, no tiene desperdicio la simpatía, el arte y los comentarios que linenses y atunareños están exponiendo en su nuevo portal de contactos en facebook. Si tienen oportunidad échenle un vistazo y si lo creen conveniente: “únanse a ellos”.

Volaores – Marcos Moreno

La Delegación Provincial de Salud el AGS-CG se muestran “sorprendidos”

El Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar y la Delegación Provincial de Salud han querido dejar claro que la información difundida por el ayuntamiento de La Línea es “mentirosa e irresponsable” , sobre lo que consideran una “venta ambulante de productos perecederos en precarias condiciones higiénicas en las calles del municipio”.

Aseguran que en ellos no está la potestad de prohibir esta actividad pese a que “supone un incumplimiento de la normativa en vigor y un grave riesgo sanitario para la población” recordando que es al consistorio linense el competente, advirtiendo que las autoridades sanitarias solo pueden “recomendar” para hacer cumplir la sus competencias y avisar de las posibles consecuencias y problemas para la salud de “una práctica peligrosa”, acusando al concejal linense de hacer una “interpretación torticera” de algo que se viene avisando desde hace años.

VOLAORES – MARCOS MORENO

 

El trabajo del pescador y su familia, es algo único

Mientras políticos municipales y de administraciones superiores siguen ere que erre con que la culpa es de uno u otro bando, nadie pone los puntos sobre las íes.

El procedimiento utilizado por los pescadores es mucho mas artesanal y propio de épocas pasadas que  lo que, al parecer, quiere o permite la sanidad e higiene pública actual.

Lo que desde luego no podemos dejar de pensar es que todo el procedimiento, desde que la traíña sale a la mar, buscando el cruce del pez volador en un momento determinado, único en el año, hasta que se consigue reunir e implicar a todo el núcleo familiar en la limpieza de la recaudación de las redes en la propia playa, donde la salinidad autóctona juega un papel primordial en el lavado y escamao de cada pieza, bajo el duro sol, dejando unas manos especialmente señaladas, únicas, que despejan lo duro y a la vez delicado de todo este mas que mecánico, esmerado trabajo.

VOLAORES – MARCOS MORENO

Tras el lavado, se descabeza, sala, cura y se “tiende al sol” de cada tendero, de cada comerciante , de cada vendedor.

Ahora se pretende, porque lo manda la ley, que se higienice todo este proceso, que no lo vamos a juzgar, pero que por estos lares, cuando te caes, cuando te cuesta respirar, cuando la piel molesta, todo se arregla con… un bañito en la playa y listo. Y así es y así ha sido siempre, no debe de ser tan malo. Un corte, una herida, al principio parece que escuece, pero luego, que alivio.

Así que, poquito a poco. Si es necesario añadir un último tramo a todo esto, ahora que parece ser ya se ha dejado una zona en el Puerto de La Atunara para tener la mercancía según ley y retirarla cada mañana, antes de ponerla a la venta, para devolver a su sitio lo que deba esperar hasta la venta del día siguiente, despacito y con buena letra. Si la ley pide “higienizar” su ultimo proceso de envasado y sellado al vacío que trae de cabeza a la población, dependiendo de las versiones de unos otros, ahora que estamos con los dineros tan cortitos que las inversiones son pocas y cortitas, esperemos a que se busque esa necesaria industrialización y vacío y mientras, dejen disfrutar que el verano dura poquito y estamos acostumbraos y curaos de espanto, seguro que puestos a mirar en todo el Campo de Gibraltar habría mucho que “empaquetar al vacío” para que no se perjudique la salud de sus habitantes, ¿o no?

VOLAORES – MARCOS MORENO

Los concejales de Sanidad y Participación ciudadana, Rosario García y Antonio Heredia respectivamente, se han reunido con  la asociación de vecinos “Cristo del Mar” de La Atunara y con representantes de la Cofradía de Pescadores, donde se ha propuesto  mantener la tradición de trabajar y comercializar los  “volaores”.

“Trabajamos en dos líneas claramente definidas, la de ser este asunto una tradición ancestral de esta barriada marinera y la de mejorar en lo posible las cuestiones sanitarias que tanto preocupan a la Junta de Andalucía”, comentó la concejal de Sanidad.

Según afirma la concejal de sanidad,  se quiere dejar muy claro que la actividad manipuladora de este alimento se realiza en las instalaciones que adecuadamente tiene el puerto pesquero de la barriada, “con lo cual la preocupación de la Junta que hacía ver que todo se manipulaba en domicilios particulares no es del todo correcta. No obstante, es evidente que todo puede ser mejorado en este sector”, agregó Rosario García.

VOLAORES – MARCOS MORENO

Por tanto, se analizó la posibilidad de que pudiera constituirse estos afectados en una cooperativa, algo que fue propuesto por los propios vecinos, posibilidad que será analizada. Rosario García, dentro de las competencias que tiene en el Ayuntamiento, mantendrá contacto con la Unidad Alimentaria del Distrito de Salud del Campo de Gibraltar en orden a recabar información sobre los condicionantes higiénicos sanitarios que se requieren para este tipo de actividad y las normas exigidas en otros municipios con actividades análogas.

Al fin y al cabo unas propuestas lógicas que se deberían haber realizado antes  que las declaraciones de Heredia formaran tanto  revuelo, a no ser que esa fuese la pretensión y ahora parecer salvadores de la patria de algo que  usando el sentido común, tiene una solución mas bien sencilla.

Eso sí, si rotunda y claramente  se hacen afirmaciones sobre el lugar de preparación dentro del puerto pesquero, deben cerciorarse que así es y en caso de no cumplirse esta condición, “empujar” a que  así sea practicado.

Todos queremos que se mantenga la tradición linense y el colorido, la vida y el movimiento que otorga al maravilloso barrio de La Atunara, pero si además se enmarca todo ello dentro de la normativa sanitaria más básica, una preocupación menos que podría añadirse a todo el que quiera cuidar su salud comiendo productos naturales y realmente sanos.

Limpiando el «volaó» en La Atunara / Foto: Marcos Moreno

El «volaó» en La Atunara /Foto Marcos Moreno

Una imagen propia del «volaó» en La Atunara linense/Foto: Marcos Moreno

El «volaó», La Atunara, su gente /Foto: Marcos Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.