Barranco dice que Araujo usa el caso de la liposucción como excusa para echarla

Villar asumirá las concejalías de Villalba mientras Belén Serrano toma posesión
19 marzo, 2014
La Armagura celebra el domingo su II Certamen Benéfico de Bandas cofrades
20 marzo, 2014
Mostrar todo

ANA VILLALTA 20 de marzo de 2014

En un escrito remitido al PSOE provincial desvela que la alcaldesa ya le pidió en septiembre el acta de concejal La edil linense solicita el amparo de la secretaria provincial, Irene García

La exteniente de alcalde socialista de La Línea, Asunción Barranco, afirma que el expediente disciplinario que le ha abierto su partido obedece a una persecución personal de la alcaldesa linense, Gemma Araujo, el teniente de alcalde, Francisco Espada, contra ella. Así se refleja en un escrito al que ha tenido acceso este periódico y que remitió a la secretaria provincial del PSOE, Irene García, a la que pidió amparo ante «el acoso y derribo» al que la someten.

Las diferencias Araujo y Espada con Barranco son firmes desde hace un año. Miembros de la ejecutiva local aseguran que ya en septiembre los dos primeros exigieron el acta de Barranco por desavenencias en la gestión de la política local y la firma del convenio del agua con la Mancomunidad.

Fuentes internas del Partido Socialista a nivel local confirman -y así se refleja en escritos internos a los que ha tenido acceso este periódico- que la tensión en la cúpula del equipo de gobierno socialista se recrudeció en septiembre y no entienden como después de las últimas imputaciones a miembros del PSOE en la comarca ningún comité local ha abierto expediente de expulsión a ninguno de los representantes políticos imputados y en cambio, la ejecutiva linense no dudó en abrir un expediente disciplinario contra la ex teniente de alcalde Asunción Barranco sin estar imputada ni condenada por causa alguna.

Barranco, tras conocerse la decisión de la secretaria local, Gemma Araujo, pidió amparo a la secretaria provincial, Irene García, manifestando: «No soy condenada ni siquiera por un delito de faltas, ni imputada, ni procesada, ni denunciada». La presión sobre Barranco aumentó después de conocerse el dictamen que desestimó su demanda al PP por intromisión en su intimidad, tras hacer pública su petición de una ayuda económica de 600 euros para realizarse una liposucción. Araujo exigió públicamente el acta de Barranco antes del 31 de enero bajo amenaza de expulsión como afiliada del PSOE linense. La primera edil inició el pasado 4 de marzo un expediente disciplinario arropada por los votos favorables de Francisco Espada, Aurora Camacho, Mónica Ruiz, Javier García, Ana María Morales, Pepe Manzanares, Carmen Ramírez, Gemma Arcéiz, Carmen Aragón, Belarmino Ballesteros y Silvia Delgado. En contra solo se admitió el voto de Agustín Cadenas y no se aceptaron el de Antonio Marmolejo -por ser asesor de la ejecutiva local- ni el de la propia Barranco. A la cita faltaron siete miembros del comité, que expusieron a Araujo que la expulsión de Barranco ejercería una presión sobre la edil, tal que «podría ser que no se aprobara ni un solo punto importante en los plenos, a pesar de haber mantenido (Barranco) el nivel de lealtad y disciplina de voto hasta el momento».

A pesar de las advertencias, Araujo decidió abrir expediente disciplinario y, según ha podido corfirmar Europa Sur, no ha iniciado su tramitación ni especificado el motivo para «expulsar» a la concejal de la militancia en el partido, salvo que en el mismo acto la alcaldesa indicó que Barranco incumplió el artículo 8 del estatuto del Partido que «podrá llegarse a la expulsión» si un miembro del partido «cometa actos de indisciplina, injurie o calumnie a alguna persona afiliada…». El citado artículo también recoge la posibiliad de actuar «si observa mala conducta cívica o ética, falte al programa o a los acueros o resoluciones del Partido». El PSOE linense aún no ha especificado los cargos contra Barranco.

Conociendo todos los datos, ayer la aún concejal del PSOE, declaró en su perfil de una red social que «las lealtades mal entendidas y la pleitesía al líder, se valora mas que el trabajo y la capacidad de gestión en la política».

La opinión de Barranco dejó al descubierto las afirmaciones dentro del seno de la ejecutiva local, que aseguran que «la revancha personal» contra Barranco es por «desavenencias internas a pesar de que su trabajo es impecable». Desde la sede socialista linense confirman que el expediente disciplinario iniciado el 4 de marzo contra Barranco «se justificó por parte de Gemma Araujo y por Francisco Espada como exigencia del Partido Andalucista para mantener el pacto en el gobierno municipal» .

La «arbitrariedad» de la secretaria general en el caso Barranco ha puesto en pie de guerra al seno de la ejecutiva local del PSOE, según afirman los afiliados. Desde la sede del partido manifiestan que Araujo, «no es fiel a la realidad» y hacer dimitir a Asunción Barranco, simplemente por una cuestión de revanchismo político de la secretaria general del PSOE linense, «perjudica al partido y a la ciudad».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.