Médico, Abogada, Psicóloga y todo… precioso
19 enero, 2022
Reserva natural Arroyo Negro
Lo siento mi amor…
25 enero, 2022
Mostrar todo

La que has liao pollito…

Ay pollito..

No ni Boris. La que has liao en la meca de las buenas maneras. A la memoria, aquellas virales imágenes de un bebé reprimiendo a su pollo mientras usted y su cabeza rubia con cabello cuasi plumas al viento… se ha visto obligado a dar explicaciones ante los Lores, poner el ventilador en marcha y dar cancha suelta a la Gran Bretaña para que dejen las mascarillas en sus bolsillos, vuelvan a tomar cerveza y puedan celebrar sus partys para que pasen un tupido velo sobre las suyas Boris.

Hemos vivido varios momentos inoportunos para algún que otro presidente… el Watergate, el Irangate, Impeachment a Trump pero… un ¿partygate? Hubiese sido el titular para un tabanco jerezano tras una noche brillante de aquellas como las del Chicote madrileño en las visitas de actores hollywoodienses pero, para un primer ministro de la Gran Bretaña, es superlativo.

Pensándolo bien, el Sr. Johnson es de cuna estadounidense, nacionalidad a la que renunció en 2015 cuando su estatus político británico iba escalando peldaños nacionales tras su etapa como alcalde londinense. Todo casa. Cuna americana, alcalde de la city, periodista e incursiones más que sonadas como miembro de «la canalla», rompedor con Europa pero sin soltar el cordón umbilical desde su acuerdo definitivo en 2020, un suma y sigue continuo que como dicen los viejos del lugar… «todo sale».

Llegó como quien no quiere la cosa, salvo que ustedes hayan visionado la estupenda película Brexit: The Uncivil War de Toby Haynes, protagonizada por un extraordinario Benedict Cumberbatch. Nada fue casual. Todo estaba urdido.
Y ahora, pillado con el carrito del helao hasta los suyo, conservadores de pro, se están pensando una moción de confianza para poner los puntos sobre las ies a una política que en esta década del siglo XXI es más que complicada para Reino Unido, Europa y en toda esa magnificencia… nuestra comarca. Si, si. Los campogibraltareños, pendientes de esos coletazos del acuerdo del brexit que tanto marcará la continuidad de relaciones laborales, sociales y políticas de esta única línea de tierra por la que Reino Unido se une a Europa, miramos a la Old Smoked londinense la bruma la envuelve por mor de un Primer Ministro que se le atraganta la verdad y le supera el party time.

Un consejo caballero, para lo próxima aproveche su cercanía a Andalucía donde los cantes son sabios porque de haber conocido a los Romeros de la Puebla hubiese tenido aprendida una lección magistral para con sus británicos para que no tuviesen que haberle entonao los Lores aquello de, «todo termina en la vida y hoy nuestro amor se acabó, se lo llevó par siempre el viento de tu traición. Y ya lo ves ni lloré, mañana querrás saber y nunca sabrás de mí». Tome nota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 16 =