Otra aglomeración en urgencias provoca el caos en el Hospital

Los trabajadores de Somdeco piden que se les readmita y cobrar los salarios pendientes
5 febrero, 2014
La demanda contra el Ayuntamiento sólo atrae a unos 50 trabajadores
6 febrero, 2014
Mostrar todo

ANA VILLALTA 5 de febrero de 2014

El centro tiene un ascensor clausurado, camas en los pasillos y los enfermos carecen de plazas

Mientras la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía sigue sin ponerle fecha a la terminación de las obras del futuro hospital comarcal del SAS, el ya existente en La Línea fue durante buena parte del día de ayer, especialmente en el horario matinal, un caos en el servicio de urgencia, absolutamente desbordado por la llegada de pacientes.

Una semana después de que el Área de Gestión Sanitaria asegurase que el problema de la saturación de urgencias era el foco de gripe y el núcleo frecuencial en pacientes de riesgo, ese servicio volvió a colapsarse en la mañana de ayer incluso más que cuando se produjo la primera denuncia.

Entre las11:00 y las 13:30 los usuarios denunciaron que el tiempo de espera de un paciente para ser ingresado llegaba a prolongarse horas.

En la sala de triaje reinaba la confusión. Varios de los enfermos que se encontraban en la sala de espera aseguraban que alrededor del mediodía casi un centenar de personas se agolpaba esperando resultados de la pruebas médicas solicitadas por los facultativos. Los enfermos manifestaron llevar incluso mas de tres horas pendientes de que el especialista pudiese bajar de planta o de la consulta para prescribir el tratamiento correspondiente. Otras de las quejas más repetidas fue la lentitud a la hora de que fuesen realizadas las pruebas radiólogicas, como también la atención por parte del traumatólogo.

Un enfermo afirmaba que había sido trasladado desde el mercado municipal tras una subida de tensión y que llevaba tres horas esperando respuesta y con la presión arterial alta. Con mas de setenta años y una vía tomada en la mano, aguardaba que le indicaran el protocolo a seguir bien con tratamiento y alta o en su defecto con el ingreso correspondiente.

Otro de los afectados informaba de su desesperación tras recibir el alta, después de ser atendido en una cama ubicada en el pasillo. El enfermo y su acompañante insistierron en que su cuadro médico era preocupante y precisaba de admisión hospitalaria pero que ante la falta de espacio en la planta correspondiente la respuesta fue el alta clínica y su derivación a la atención de su médico de familia y seguir el protocolo trazado en la vía externa para su cuadro clínico.

Por si no hubiese suficientes limitaciones para el trabajo del personal, uno de los ascensores que comunica la sala de urgencias con plantas superiores está clausurado, lo que ralentiza el traslado interior de los enfermos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.